ZAS

“Todos vamos a morir algún día. Es la única puta verdad en la que estamos de acuerdo los siete mil millones de personas que habitan este globo. Y pienso …¡qué ostias! Eso  debería de unirnos ¿no? Y al revés. Aquí estamos tú y yo, uno frente al otro, separados por dos estúpidos e inmensos metros de mesa. Estúpidos porque deberíamos estar pegados como lapas a sus rocas e inmensos porque así los siento yo, como si el océano atlántico se hubiera varado entre nosotros. ¡Que nos vamos a morir Julia! ¡Y ni siquiera nos estamos rozando por debajo de la mesa! Podríamos estar jugando al sí y al no con las puntas de nuestras botas hasta quedar enroscados y precipitarnos en la madrugada, o hasta que pase tu último topo claro. O directamente, podrías decirme todo lo que te gusta de mí y lo que no te gusta de una tacada, en lo que dura un chupito de vodka entre mis dedos.  Me flipan tus ojos Carlos ¡ZAS! Pero te huele el aliento ¡ZAS! Bésame de todos modos.¡ZAS! Y nos estaríamos ahorrando horas de desconcierto y días de ambiguo teatro. Que no te llamo. Que si me llamas. Que estábamos en línea pero no nos hemos escrito. A ver si va a pensar el otro  que me gusta y vamos a terminar liados. Vaya desgracia ¿eh? Pues yo te lo voy a decir ya. Me gustas ¡ZAS!  ¿y con el tiempo que nos estamos ahorrando esta noche sabes que vamos a hacer? Pues un montón de cosas pero sobre todo querernos y odiarnos, no sé aún de que porcentajes estaríamos hablando …¿pero a quién le importan los números eh? ¡Qué nos vamos a morir! Y nuestras lápidas no van a recordarnos por nuestras habilidades matemáticas, ni por lo bien que conjuntemos los pantalones con los zapatos. Y me da pena porque ahora mismo, a veinte de marzo de 2016 habrá seguro unas cien mil julias y cien mil tipos como yo,  separados por metros sin enterarse de que mañana, pasado o dentro de treinta años van a morir y están pasando el tiempo preocupados por los likes en instagram, sus followers en twitter, sintiéndose mal por saltarse la clase de spinning o comerse una magdalena, por no ser perfectos cuando en realidad solo lo son cuando están uno frente al otro. Como yo lo soy ahora que me estás mirando. Me gustas Julia.”

Vale sí, mola, todo eso le voy a decir en cuanto vuelva del baño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s