La puntual necesidad humana de irse a la mierda

Se levantó dolorida del sillón de su escritorio,  perpleja ante el descubrimiento de las numerosas maneras que existían de estropear algo, por muy bonito que algo pareciera todo parecía tener más brechas que uniones.Como los jarrones chinos del todo a un euro. Uno puede hablar y romper cristales, puede callar y matar pájaros. Uno nunca sabe cual es la bala que mata hasta que aprieta el gatillo. Se tumbó en la sofá y se sirvió otra copa  más de vino, sopesando las pocas probabilidades que había en este mundo de acertar con algo.

Sonó el teléfono. Era Sara.

-¿Qué haces?

-Bebo vino ¿por qué?

-Tu nunca bebes vino sola, o siempre que lo has hecho es rodeada de pañuelos y dos mocos colgándote. Joder ¿qué coño ha pasado esta vez Silvia? 

-¿QUÉ COÑO NO HA PASADO SARA? Ha pasado todo, donde quieres que empiece, o mejor dicho con quién ¿Jorge, Sergio o Juan? ¿O con el tipo de las pipas que me dejó colgada a las afueras de Sabadell?

-¡Eh eh! ¡No hace falta qué me grites!

-Mierda perdona Sara. Venga vayamonos a la mierda juntas. O al Trebere que es parecido aunque huela peor. Yo te invito a cañas y tu haces como si todo fuera normal y mañana nada de esto fuera a existir. Los engaños, los prejuicios y los malentendidos. Yo sería perfecta y todos serían perfectos. Y el puñetero emoticono de corazón del whatsapp al a mierda también. ¿sabes? la gente no quiere querer, quiere que le quieran para quererse algo más a sí mismos y..

-Silvia, para el carro. Ni Trebere ni hostias. Destruirte no te va a conducir a nada. 

-JA JA JA. ¿destruirme? ¿pero tu no te has enterado de que nacemos así, como deshechos y a partes? Como legos sin brazos, esos que se tiran el cubata por la espalda.

-Eso era un grupo del Facebook…

-Joder, sí y era un grupo cojonudo….pero a lo que íbamos, nacemos desordenados,  y nos vamos recomponiendo poco a poco. Esta pieza aquí, esta pieza allá, montando tu propio fuerte de Playmobil. ¿y qué  pasa? Que luego dejas que venga peña a jugar contigo y de repente ¡BAM! Bombazo por dentro.  Todo a tomar por culo. Coño, eso es terrorismo emocional ¿no crees? Soy víctima de…

-Lo que yo creo es que te has bebido toda la comunidad autónoma de La Rioja en una tarde.

-El vino es mi amigo. El vino no me dice “Te has equivocado” o se excusa con un”Es que yo soy así”.  Un rosado nunca te va a salir con un “Es que vamos muy rápido” o el contrario”Es que no te dejas conocer”. Una copa de verdejo “nunca acaba de salir de una relación” o “nunca ha tenido una”. ¿Sabes?  No necesito a nadie más…

-De acuerdo Silvia. Suelta esa botella y vámonos al puñetero Trebere.  ¡Pero conduzco yo!

-De acuerdo…¡Lo vamos a pasar de puta madre…! ¡Ya verás!

-Claro, el martes en Sabadell es el nuevo sábado en Ibiza…Venga va, en media hora te recojo. Más vale que estés lista ¿vale?

-Eh Sara, espera. Era mentira.

-¿El qué?

-Lo de que no necesito a nadie….

-…Yo también te quiero. Te hago perdida cuando esté debajo de tu portal.

-Vale.

Anuncios

Un comentario en “La puntual necesidad humana de irse a la mierda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s