Bésame fuerte

Summertime Sadness

El viento soplaba del suroeste, caliente, pausado, removiendo tu pelo por última vez. Improvisaste una pista de baile en el muelle ajena a todo lo que pasaba a nuestro alrededor. De repente dejaste de tararear y la música cesó. “Bésame fuerte” me dijiste con un guiño. Siempre utilizabas ese gesto para volverme loco, tan loco como cuando te subías  la  falda y luego te atrevías a culpar al azar o al viento de aquel descaro, tan insanamente nervioso como cada vez que  sabiendo que estaban siendo observados mordías tímidamente tus labios. Siempre tuviste mucho morro.

Quise bailar de nuevo pero me apartaste. “Bésame fuerte” parecías suplicar esta vez, como si todo lo anteriores besos hubieran sido burlas que acababan con aquel día. Todo,  desde  tus pies enroscados en mi muslo o tus brazos atrapados bajo mi espalda, hasta tus dedos arrancando las prendas que me sobraban, todo, puros ensayos de una escena final. Siempre tuviste alma de actriz.

Volví a insistir en balde. Sin travesura tus ojos parecían esa noche de otro color. “Bésame fuerte” repetiste por última vez, clavándome las uñas en la espalda, ansiosa, casi en una amenaza. Debí haber sabido porqué. Una tarde de juegos me dijiste que “las personas  no besan  igual si saben que es la última vez”. Era una de las miles de frases que solías regalar a tu público fiel y que solo recordé cuando ya estabas a cien metros de aquel lugar, alejándote del muelle y de mí . Siempre fuiste más lista que yo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s