En línea

Estás en línea y recuerdo las palabras de mi abuela cuando me dijo que tener tanto corazón siempre trajo problemas. Pero no puedo evitarlo y volviendo a casa siento el frío de la barandilla de aquel balcón sobre mis caderas, oigo la canción que compartimos sobre la hierba, toco las cuerdas de tu guitarra, río como la noche en la que te conocí. Comprendo años después que a todos se nos hizo demasiado pronto para negar y demasiado tarde para admitir.

Son las cinco y treinta y seis y dejas de estar en línea. Yo también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s