No hay más eternidad que este instante…

…escuché comentar al cantante de Doctor Deseo este sábado, a eso de las dos de la mañana. Este señor (ya tiene su edad), Francis Díez, me pareció más showman que cantante en sí, pero entre florituras y provocaciones varias, soltó unas cuantas frases de esas que merecen ser anotadas a fuego en la piel. Recuerdo que le dije a mi amiga, fan incondicional de este grupo, que la música ni fu ni fa, pero que el tio era un poeta en toda regla, de eso no cabía duda alguna.

Y no sé si fueron las cañas que siempre magnifican mi lado existencialista o el hecho de que esa simple frase encierre demasiada verdad en tan pocas palabras. Pero me llegó. Y comencé a pensar en todas aquellas veces en las que realmente he vivido el instante sin preocuparme ni lo más mínimo por aquel que vendría después, incluso en muchos de esos casos, sabiendo a ciencia cierta que todo se iba a joder sí o sí. Pero no me importaba, porque solo en ese instante, aunque fueran fracciones de segundo, todo me parecía más cierto que nunca, no tenía miedo a nada y por lo tanto me estaba entregando a lo que ocurría, al lugar, a las personas, a la situación, sin reserva alguna. Una ocurrió en  una playa, muy lejos de aquí, otra en una habitación que jamás volví a pisar .. empecé a rememorar… y supe que esas ocasiones se han reducido a tan pocas que, mirando mi mano derecha, supe  que si los contabilizaba, me bastaría con esos cinco dedos y quizá me sobrara incluso el pulgar.

Demasiado a menudo, por no decir siempre, damos por hecho que tenemos toda la vida por delante y llenamos nuestra boca con; “pues yo cuando me case…”, “yo cuando tenga hijos…”,  .”yo cuando me jubile…” y otras tantas suposiciones igual de estúpidas. No os voy a decir eso de ” ¡es que hay que vivir la vida! que igual mañana te atropella un camión” … porque como bien dice mi querido Ángel Martín en uno de sus monólogos, para eso hay un truco infalible que es mirar antes de cruzar. No, no me refiero a eso, ni al “carpe diem”, ni a hacer todo a lo loco o de hacerlo todo porque “más vale arrepentirse de lo que se ha hecho, que de lo que no se ha hecho”.  Sería agotador vivir de esa manera. Estoy simplemente hablando de aumentar un grado o dos la intensidad con la que vivimos la vida, de preguntarnos antes de tomar una decisión, si nuestra  respuesta  sería la misma si supieramos que pasado mañana todo se fuera acabar.  Solo si las respuestas coinciden sabrás que has dado el paso correcto.

Recuerdo cuando vi la película “Deep Impact” en la que se anuncia al mundo entero que en pocos meses la vida en la tierra dejará de existir. Recuerdo perfectamente la reacción de una de las protagonistas, la periodista que tiene la oportunidad de salvar su vida porque le ofrecen una de las plazas en uno de los refugios, pero finalmente decide ofrecérselo a una compañera y su hija. Y ella, con pocos días de vida por delante, a diferencia del resto del mundo que se empeña en hacer todas esas cosas que dejaron para más adelante, decide pasar sus últimos momentos en compañía de lo único que realmente le importaba y había ignorado, su padre. Y pensé, que eso sería exactamente lo que yo haría si el mundo fuera a acabarse, rodearme de lo que es realmente especial en mi vida. Lo que yo considero vivir la vida, no se trata de hacer cien viajes, tirarme en paracaídas, …. No importa  tanto lo que estás haciendo, como si es hacer un crucigrama o ganchillo con tu abuela. Para mí vivir el momento es vivir cada instante en plena presencia de uno mismo, sin tener la cabeza en el futuro y aún menos en el pasado, si no solamente en lo que se está viviendo a través de cada uno de los sentidos.  Y eso y sólo eso, es para mi eternidad.

Y sí; todo esto lo pensé en el concierto… (¡pero no tenía boli!)

Y sí; quizá las cañas me pongan demasiado trascedental…

——————————————

La única canción que se sabía el 90% del público:

“…miénteme y dime que esto va durar siempre…”

Anuncios

4 comentarios en “No hay más eternidad que este instante…

  1. ¡Qué gran verdad!
    Los pequeños instantes son lo que marcan nuestra vida, y en el presente es donde tenemos que estar, en cuerpo y alma. Disfrutar de los que tenemos a nuestro lado y vivir el momento es lo que da sentido a vivir. Bonito post y además inspirado, precisamente, en uno de esos instantes del que estoy segura disfrutaste.

    Un abrazo

    1. Lo disfruté te lo aseguro… me di cuenta además en esos momentos que damos demasiada importancia a cosas que no la tienen, ¡con lo bonito que es vivir, simplemente vivir! Gracias por el comentario. Un saludo!

    1. hahaha I think I am gonna deactivate the option of writing anonymous comments… I am so curious right now…. :D but thanks for the comment anyway, it’s really appreciated ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s