Cables sueltos

Debo de tener un par de cables sueltos  por mi azotea.

La gente que me conoce lo sabe a ciencia cierta. Soy capaz de las ideas más brillantes y a la vez de hacer las cosas más estúpidas. Creo que la razón básica por la que cometo este tipo de actos es mi tendencia a tener mi mente donde no tiene que estar;  pensando en el e-mail que dejé pendiente de enviar mientras me tomo una copa en un bar, y sin poder quitarme de la cabeza esa canción que escuché en dicho bar mientras escribo el e-mail de marras.

cubriendo mi carencia a base de post-its

¿Sufriré algún tipo de desconexión mente cuerpo? ¿Será por ello que la frase más repetida de mi madre durante mi corta existencia ha sido siempre “un día te dejas la cabeza”?

Espero que no  llegue nunca ese día, no solo porque lo más probable es que mi tronco no sobreviviera a esta separación (aunque quién sabe, se podría probar, quizá tengo poderes tipo cucaracha), sino porque ya no por probable si no por seguro, no sabría ni por dónde empezar a buscarla.  Gracias a dios, para la búsqueda de objetos perdidos tengo a mi madre, que  es de las que siempre va y lo encuentra. Y es que mi madre es mejor que cualquier smartphone con todas las aplicaciones esenciales; me sirve de alarma a las mañanas, de agenda (¿tú no tienes dentista mañana?), me pone al tanto de la actualidad del barrio y me dice que me abrigue que a la tarde va a hacer frío, cual Euskalmet. Vamos que de faltar, solo le falta el Angry Birds.

Con todo esto no quiero decir que no tenga memoria, de hecho de tener una gran memoria es de las pocas cosas de las que puedo presumir. Simplemente esta capacidad a  veces se comporta de manera caprichosa. Porqué si no…¿cómo puede ser que recuerde el nombre del primer mamífero que habitó la tierra  gracias a un documental que vi hace años y no sea capaz de recordar que ropa llevaba puesta ayer? ¿qué clase de BRUJERÍA es esta?

¿información útil? a la basura
¿Dato intrascendente? trae p'aca que lo almacenamos

Yo estoy plenamente convencida de que sentado comodamente en el hipocampo de mi cerebro tengo uno de esos bichejos que aparecían en la mítica serie “Erase una vez”, (sí, de esos que se cargaban los glóbulos blancos y eran feos de narices) eligiendo sin criterio alguno la información a recordar, haciéndome pensar en desorden y en definitiva despistándome en las nubes.

Y para muestra un botón o unos cuantos. Una pequeña lista de cosas que me han ocurrido, me ocurren y me volverán a ocurrir:

Pararme en semáforos en verde. Era un precioso día daltónico de principios de Abril. Esa mañana camino al trabajo  me paré en un semaforo en verde y me quedé ahí impávida por unos largos quince segundos mientras seguramente los conductores de los coches de atrás pensaron “¿acaso sus padres son hermanos?” …. Para más inri en el siguiente semáforo volví a hacer lo mismo. Esta vez solo cinco segundos. ¡al menos mejoré mi marca!

Estrenar ropa y no quitarle la etiqueta. No digo “Aquella vez”, porque no, esta costumbre es todo un clásico en mi vida. Medio Donosti sabe ya que ninguna de mis prendas va más allá de 12,95 euros y que mis tiendas favoritas son Stradivarius y Pull&Bear. Y claro no es lo mismo que a una le pillen con una etiqueta de Bershka colgando de la espalda que con una de Bimba&Lola. No hay color.


Confundir llaves.Intentar abrir la puerta del coche con las llaves de casa y después en casa intentar abrir la puerta con las llaves del coche (tranquilos no lo intenté con el botoncito).

Comerme la cómida de otros. Ocurrió una vez en el trabajo a  la hora del almuerzo.  Me dispuse muy segura de mis misma a coger  la bolsa, me comí el yogur y la fruta y después ya me di cuenta que esa no era mi comida.  Debí empezar a sospechar algo cuando vi que el yogur era 0% materia grasa. Algo no cuadraba.¡Pero que le voy a hacer soy una feliciana! Desde aquí quiero pedir perdón a esa persona, espero que te gustará el yogur  (¡eh! ¡era un Griego!) que te dejé como compensación al día siguiente.

Estés donde estés... I miss you

Perder, perder y perder cosas. Os puede parecer que esto le ocurre a todo el mundo, pero cuando esta incidencia es tan recurrente que incluso el guardia municipal al ir a denunciar el robo te saluda con un “¿otra vez tú por aquí?” , es de preocuparse. Me han robado TANTO que  no me sorprendería que algún día colocaran una foto mía enmarcada en el hall de su comisaría de la calle Easo.

A lo largo de estos años me he especializado en móviles (cuanto mejores son antes los “pierdo”, vease el misterioso caso del Motorola Flipout que duró una semana), en carteras  (siempre con toda su documentación, no vaya a ser  que el pobre ladrón no tenga el honor de saber a quién le está robando) y en chaquetas de punto negras (unas siete).
Esto último siempre me ha parecido  de lo más curioso… ¿porqué solo las negras? ¿Acaso es un color que se cotiza alto en el mercado clandestino de chaquetas de esta ciudad?

Abrir coches ajenos. Intentar abrir el coche y que no se abra. Volverlo a intentar y tampoco. Darme cuenta tarde de  que NO era  mi coche. Bueno… ¿qué? ¡Era gris como el mío!

Soy despistada y no voy a cambiar. Antes pensaba que era algo pasajero, modificable y que con esfuerzo sería capaz de rectificar.  Pero un día vi que era parte de mí, tan característico e innato que sería una pena dejar de serlo.  O más que una pena sería mucho menos divertido. ¿Dónde quedarían esas curiosas historias que solo pueden surgir de este infravalorado rasgo?
Me gusta poder decir “¿a qué no sabes que me ha pasado?”, contar una curiosa historia aunque no me deje en buen lugar y hacer reir.
Y es que pocas cosas encuentro en esta vida más gratificantes que provocar la risa del otro.

Anuncios

3 comentarios en “Cables sueltos

  1. Ey, he visto por twitter que aun sigues escribiendo aqui. Yo lo deje hace tiempo ya aunque lo retomo por temporadas. ^^
    Me alegro de leerte y de q sigas teniendo esas cosillas de las q hablas… No te arrepientas de ellas pq son las q te hacer ser tú. :P
    Un beso desde el sur…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s