afición a la ficción

Tengo esa extraña manía tan extendida entre los mortales de soñar despierta. Recuerdo aquella vez que vi una película titulada “The Holiday” en la que una de las protagonistas, interpretada por Cameron Díaz, dedicaba su vida a una curiosa profesión de la que desconocía su existencia; ideaba los trailers de las películas. Y también recuerdo mi rápida reacción ante la escena, “¡Pero si yo llevo toda la vida haciendo eso mismo y gratis!”.

Y es que las historias que me monto en la cabeza nada tienen que envidiar a esos pequeños cortometrajes que siempre estarán “proximamente en sus mejores cines”. Aquí hago un paréntesis porque la verdad nunca me ha quedado claro eso de “mejores cines”, ¿no son todos iguales? ¿que es mejor Urbil que La Bretxa y yo sin saberlo?. Bueno a lo que ibamos, les pongo la musiquita y todo, las imagenes tienen la luz perfecta, el enfoque ideal, grandes planos en un comienzo, planos medios cuando la escena lo requiere y planos cortos para dar intensidad. Por supuesto, y no creo haga falta decirlo, en todos mis cortos salgo guapísima, inexplicablemente guapísima, aunque la historia transcurra un domingo resacoso o la escena refleje un despertar entre sábanas. Yo apareceré con rimmel y pintalabios, al estilo telenovela colombiana.

Me imagino, porque no me creo nada especial, que es común para mucha gente. Es divertido cerrar los ojos por un momento y evadirse del día a día, que no tiene uno por que tener una vida horrible para querer hacerlo, pero a veces la de todos tiende a ser un poco monótona ¿no?.

Una historia típica es la del reencuentro, esa en la que de repente te encuentras con esa persona del pasado que te hizo sufrir tanto. Tú vas caminando por la calle tranquilamente o bajas a por el pan (de normal bajas en chandal, pero vas perfecto, que para eso es tu historia) y te lo encuentras, y se cruzan las miradas y se detiene el tiempo. Ahí le metes un poco de Coldplay, o LODVG, dependiendo de lo ñoño que seas.

“Hola! Cuanto tiempo…estas… estas… guapísima”

“Hola. Qué sorpresa. Como tú por aquí. (indiferencia ¿fingida?)”

“Nada…haciendo unos recados. ¿qué tal todo?”

Y a tí te va todo perfecto; terminaste la carrera, encontraste un gran trabajo, te han ascendido, has dado la vuelta al mundo, te ha tocado una VPO (de las no tasadas, claro),un pellizquito en el gordo de navidad, tienes como mil pretendientes o más (pero tú pasas porque eres una tia muy independiente, una single)… y te despides con una “ya te llamo si eso y tomamos un café. Cuidate”.

Otro paréntesis para aquellos que no lo sepan. Si alguién utiliza la expresión “si eso” es que no piensa hacerlo. Y si ya añade un “Cuidate”. Alerta roja. Malo, malo, malo…

Total, que te marchas con la cabeza alta, indiferente mientras de fondo se escucha cantar a Gloria Gaynor

Bueno, en resumen, no se trata de que se os vaya tanto la cabeza como a mí, simplemente de saber que la imaginación está ahí por algo. En cierta manera me gusta pensar que mediante ella, aún sin conseguir los objetivos que en ella plasmamos, podemos lograr que al menos tengan impacto en nuestros sentimientos, en nuestra determinación, en nuestra percepción. Dependerá de ella que seamos positivos o negativos. Si imaginamos una situación o un logro en nuestra cabeza, tanto menos imposible nos parecerá en la realidad. Pero no pienso para nada que por ello estemos más cerca de conseguirlo, como se empeña en hacernos creer el autor de “El Secreto“, Rhonda Byrne
Simplemente creo que en cierta parte la imaginación tiene poder de sugestión.

Una vez una amiga me pregunto, como era que muchas veces tenía la frase ingeniosa correcta para el momento adecuado, y yo me quedé por un segundo callada y después le respondí “pura casualidad”.
Por dentro sonreía y pensaba “es porque…ya lo había imaginado antes“.

Anuncios

4 comentarios en “afición a la ficción

  1. Nunca me detengo a leer; nunca tengo tiempo. Mi vida va tan rapido, tengo tantas cosas por hacer, que tampoco me detengo a soñar; a soñar despierta. No te voy a decir lo increíblemente buena que me pareces escribiendo simplementen te doy las gracias porque al leerte me dado cuenta de que tengo que soñar despierta y esque me han entrado ganas de soñar despierta. :)

  2. ¡Cómo te comprendo! No sé si es por haber vivido tantas experiencias contigo, o por haber compartido tantos sueños, despiertas, solas o en mútua compañía!!! Conclusión: ¡ Mejor vivir una vida rutinaria, que soñar “un sueño” bonito, pero incierto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s