las 2 orillas

Mi mano se mece con nerviosismo, no sabe dónde posarse; entre las tuyas apretándose en un desesperado intento por retenerte o en el desgastado pomo de la puerta que en un alarde de sabiduría ya esta medio abierta. No importa, no podría, las has escondido bien en tus bolsillos. Ojalá hiciera más caso a mi razón. Te miro los ojos y me responden rápidos unos párpados indiferentes que miran al suelo. Ya está, ellas han terminado lo que hace tiempo debió terminar y me marcho. Más o menos  aprendí hace tiempo el arte de marcharse a tiempo, a reconocer el momento previo a la tormenta; y esta vez ya caminé demasiado bajo la lluvia.

He metido las manos en mis bolsillos, tengo miedo de esa mano que se mueve nerviosa, temo que en cualquier momento me intente retener. Ojalá mi mano se estremeciera de esa manera, que se abriera libre a tí, pero no lo hace, nunca me obedeció el corazón, ya no sé escucharlo. Buscas mi cara y yo solo tengo ojos para el suelo. Lo siento, pero aprendí hace tiempo el arte de dejar marchar a tiempo, a volver a casa antes de que estalle la tormenta, aunque esta vez no haya sido tan talentoso.

dejaste de aparecer entre mis palabras

te marchaste  a tiempo de mi mente

y ahora solo asomas en letras malgastadas

Heartbeats-José González

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s