dosmildemasiado

Se acaba el año, apenas unos días para cerrar este año y entrar en el  2011.. ¡¡¡ONCE!!! Y todo el mundo se llena de propósitos vacíos que en la mejor de sus suertes quedarán olvidados hacia mitad de febrero. Y todo el mundo se pone como loco a hacer balance del año… ¿Tiene que llegar diciembre para que nos sentemos a pensar?A mi no me hace falta que llegue diciembre, ni navidad… hago balance cada cinco minutos, como una máquina (un rasgo definitivamente a extinguir, ¿podría ser mi propósito para el 2011? ). Bueno, voy a hacer el último balance y luego me quito…

-amor: ¿qué es eso? ah! sí! eso que sale en las películas… muy bonito, sí. Añadir a la lista de propósitos: quitarme de ver comedias románticas (altamente tóxicas) para después llamar a una amiga y comentarle indignada: “esto no pasa en la realidad… bla,bla,bla..)

-Trabajo: Tristemente conectado de por vida al posterior concepto dinero, he de decir que aún no habiendo avanzado mucho en este terreno no me puedo quejar… al menos tengo o eso me dicen todos los que me oyen quejarme. Añadir a la lista de propósitos: avanzar en mi “carrera” profesional o emigrar alegremente a Kazajistan (o Turkmenistan, da igual), abrir un restaurante español y salir en la próxima edición de “Españoles en el mundo” relatando lo maravillosa que es la vida en este hermoso país, bla, bla, bla…

-Dinero: Tristemente conectado de por vida al anterior concepto trabajo, ha sufrido más bajos que altos, pero debo decir que ha cubierto bien mis necesidades, de lo que se puede deducir que son muy básicas. Añadir de todos modos a mi lista de propósitos: conseguir un mejor salario o echarme un novio rico (veo más factible el restaurante en Kazajistan, fijate tú…)

-Salud: En general bien. 2 catarros, 1243 hematomas, 45 cortes tontos, organo vital levemente fracturado… Añadir a mi lista de propósitos: dejar de caerme al suelo, dejar de jugar con objetos punzantes y dejar de fum… bueno esto lo tengo que pensar mejor.

Ahora en serio…

mi evidente naturaleza quejica y exigente no me ha dejado ver a menudo a lo largo de estos meses, sin embargo a veces se ha despistado y me ha permitido disfrutar y apreciar. He pasado grandes momentos que lo han sido por su simpleza y su sinceridad únicos hasta el momento. He vuelto a aprender lo que es derramar lágrimas, pero he tenido gente alrededor que me ha hecho soltar una fuerte carcajada inmediatamente después de secármelas. A toda esa gente que saben perfectamente quienes son, gracias.

Pronto terminará el año,   y como si de un año capicua se tratara siento que termina como empieza, medio enferma y con los mismos pájaros en la cabeza. Alguna que otra lección aprendida a mala gana (y a medias… ¡¡para qué mentirnos!!) y todo por culpa de no saber distinguir al mismo maldito perro que se cambia de collar.

Le quedan pocos días al  año 201.. dosmildemasiado y por muchos balances, repasos, objetivos conseguidos o fracasos… solo queda lugar a una pregunta;

¿Fuiste féliz?

Yo lo he sido :)

Anuncios

Un comentario en “dosmildemasiado

  1. yeah me gusta tu blog ;) buena reflexion , podemos ser felices aún cuando las circunstancias no sean las mejores porque, a final de cuentas, la felicidad es un estado o condición.

Los comentarios están cerrados.